Make your own free website on Tripod.com
helmet crest on black
TEXTOS de Simón Bolívar
HEROINAS VENEZOLANAS

Home

Nuestra experiencia
TEXTOS de Simón Bolívar
JOSEFA CAMEJO
TERESA HEREDIA
EULALIA BUROZ
JUANA RAMIREZ
ELENCO
FUNCIONES
VINCULOS
ACTUALIDADES
COLOMBIA 2003
CARACAS 2003
FIT 2004
Contáctenos

Simón Bolívar. (En off)

eulalia.jpg

Vencedores de Carache, saben, el pueblo que vienen a rescatar es tan digno de vuestros heroicos sacrificios, que todo él está lidiando por la libertad o padeciendo por ella; hasta el sexo bello, las delicias del género humano, nuestras amazonas han combatido contra los tiranos de San Carlos, con un valor divino, aunque sin suceso. Los monstruos y tigres de España han colmado la medida de la cobardía de su nación, han dirigido las infames armas contra los cándidos y femeninos pechos de nuestras beldades, han derramado su sangre; han hecho expirar a muchas de ellas, y las han cargado de cadenas, porque concibieron el sublime designio de libertad a su dorada patria Las mujeres, sí soldados, las mujeres del país que estáis pisando combaten contra los opresores, y nos disputan la gloria de vencerlos! todo hombre será soldado, puesto que las mujeres se han convertido en GUERRERAS, y cada soldado será un héroe por salvar pueblos que prefieren la libertad a la vida.
A nombre de la Patria, soldados, yo os congratuló y os encarezco la gratitud que Venezuela os debe.
(Proclama a los soldados del Ejército Libertador de Venezuela, Cuartel General de Trujillo 22 de junio de 1813).


La mujer la mujer nuestros antepasados la consideraban inferior al hombre, y nosotros la consideramos nuestra igual unos y otros estamos grandemente equivocados, porque la mujer nos es muy superior Dios la ha dotado de gran perspicacia y sensibilidad, y ha puesto en su corazón fibras delicadísimas, cuerdas muy sensibles a todo lo noble y elevado. El patriotismo, la admiración y el amor hacen vibrar esas cuerdas, y de ahí resultan la caridad, la abnegación y el sacrificio ante cuya caridad y abnegación me descubro con respeto, no habrían podido realizar el milagro que han hecho y que todos palpamos. Henchidas por dos sentimientos a cual más noble y elevado, la caridad y el patriotismo, han vestido al desnudo, saciado al hambriento, aliviado al adolorido y fortalecido al falleciente. Los patriotas se han comportado a maravilla, pero este era su deber. Pero sobre todo esto brilla el caluroso sentimiento patriótico de las señoras, con el cual han devuelto a un montón de hombres descorazonados y vacilantes su antiguo brío, su impetuoso valor y sus muertas energías; y todavía más: les han devuelto la fe. Sin este milagro los españoles nos habrían arreado como a un rebaño de corderos. Pero no sucederá eso: una causa que cuenta con tales sostenes, es incontrastable, y un ejército impulsado por tales estímulos, es invencible
(En el campamento de Aposentos de Tasco en Colombia le escribió estas lineas a Doña Juana Velasco de Tunja. Julio de 1819)